La diabetes en la menopausia

Miércoles, 30 de Noviembre de 2016

Existen diversas condiciones físicas que pueden alterar el desarrollo de la diabetes . Hoy recogemos cómo afecta la menopausia a esta enfermedad.

La menopausia implica un cambio hormonal que puede alterar los niveles de glucosa en sangre habituales. Por ese motivo, las mujeres con diabetes puede que deban cambiar su tratamiento y algunas rutinas de gestión de la diabetes, cuando lleguen a esta etapa, que suele tener lugar entre los 40 y los 60 años. Una de las principales características de la menopausia es que se reduce la producción de estrógenos y progesterona (hormonas responsables de la ovulación), algo que puede suponer un aumento de la sensibilidad a la insulina pero también una mayor resistencia a ella. Los cambios hormonales también pueden provocar que las mujeres con diabetes tengan una mayor predisposición a sufrir otras complicaciones asociadas a la menopausia, como osteoporosis, vaginitis o enfermedades cardiovasculares, ya que las hormonas femeninas tienen un efecto protector frente a la enfermedad cardiovascular que se va disminuyendo de forma paulatina a partir de la menopausia.

Recientemente han sido publicados los resultados de un estudio norteamericano que apunta que la menopausia tardía aumentaría el riesgo de desarrollar diabetes. Según la investigación, que ha contado con la participación de 124.000 mujeres, aquellas que viven la menopausia a partir de los 45 años tienen un 25% más de riesgo de sufrir diabetes como consecuencia de los cambios que se experimentan con la edad, que aquellas que la viven a una edad más temprana. Es más, de acuerdo con la investigación publicada en la North American Menopause Society, el riesgo aumenta hasta un 12% en aquellos casos en los que la menopausia llega más allá de los 55 años. La reducción de sus niveles hormonales, el aumento de la grasa corporal, un metabolismo más lento y unos niveles de glucosa en sangre más elevados a partir de estas edades son algunos de los índices que explicarían el porqué de la mayor presencia de la diabetes.

Una correcta autogestión de la diabetes es fundamental, para lo cual es necesario realizar análisis de la glucosa en sangre de forma regular y contar con un medidor que garantice la máxima precisión y exactitud. Como consecuencia de los cambios hormonales, los niveles de glucosa en sangre pueden ser muy inestables, por lo que es importante realizar análisis de glucosa en sangre con una mayor frecuencia. Los síntomas de las hipoglucemias también pueden confundirse con los de los sofocos asociados a la menopausia, por lo que es fundamental realizar una medición de glucosa correcta para evitar complicaciones.

Para evitar que la menopausia afecte al cuidado de la diabetes es importante seguir algunas pautas. Consulta con tu médico si es necesario adaptar las dosis de insulina y de otros medicamentos, o realizar otro tipo de modificaciones en tus pautas de tratamiento de la diabetes habituales. La práctica de ejercicio físico, una vida sin estrés y una alimentación saludable son formas de evitar y reducir las complicaciones en la diabetes durante la menopausia.