Cómo cuidar la alimentación en Navidad para evitar riesgos en tu diabetes

Viernes, 23 de Diciembre de 2016

Se acerca la Navidad, una de las épocas del año donde nos reunimos con nuestras familias y seres queridos para celebrar grandes y, a menudo, copiosas comidas. Los excesos, especialmente con los dulces, son comunes en estas fechas, algo que tiene repercusiones importantes en nuestra salud y no solamente por ganar algunos quilos de más. Las personas con diabetes deben prestar mucha atención a su alimentación durante todo el año e incluso más, en época de fiestas.

Para garantizar el mejor control de los niveles de glucosa en sangre, es importante aumentar la frecuencia de las mediciones y elegir siempre un medidor con elevada precisión. Es posible que durante el periodo navideño tus resultados se vean alterados, algo normal por los cambios en tus rutinas (más vida social, más ingesta de alimentos, menos deporte, etc.), pero mantente alerta para evitar alteraciones severas a largo plazo.

Por supuesto, las personas con diabetes pueden disfrutar de estas celebraciones, pero siempre deben intentar optar por alimentos más equilibrados y saludables. Una buena forma de saber qué estás ingiriendo es prestar atención a las etiquetas de los productos alimentarios. Calcula siempre la cantidad de calorías que ingieres, especialmente en el caso de los hidratos de carbono y compensa los posibles excesos con opciones más ligeras. Evita alimentos ricos en azúcares y grasas, que tendrían consecuencias nefastas en tus niveles de glucosa en sangre y opta por versiones saludables de los platos tradicionales navideños. Por ejemplo, opta por primeros platos más equilibrados (ensaladas, cremas de verduras, etc) para poder disfrutar de un postre navideño, con moderación. También debes intentar seguir un horario regular en tus comidas, limitar el consumo de alcohol a no más de dos copas por ingesta y seguir practicando ejercicio para ayudar a mantener unos niveles de glucosa en sangre adecuados.

Las vacaciones de Navidad son el momento ideal para descansar, desconectar y disfrutar de la familia y los amigos. Evita obsesionarte por mantener tu salud a raya y aprovecha el tiempo libre para hacer lo que más te guste. Eso sí, diviértete, pero siempre cuidándote también. Y si aun habiendo seguido estos consejos, si crees que estas Navidades te has excedido un poco con la alimentación, busca el equilibrio tras las fiestas: limita el consumo de azúcares, opta por verduras y frutas y otros elementos ricos en fibra y modera el consumo de grasas y alcohol. Cuanto antes vuelvas a tus rutinas saludables habituales, antes recuperarás tu buen estado físico y de salud.