¿Cómo ayuda la mHealth a mejorar la gestión de la diabetes? (Parte 2)

Miércoles, 21 de Diciembre de 2016

Además de los beneficios directamente vinculados a la mejor gestión de la diabetes, la mHealth también ofrece otro tipo de ventajas. Así, de acuerdo con distintos estudios de la Unión Europea y recogidos en Libro Verde sobre Salud Móvil de la Comunidad Europea, la utilización de la salud móvil permitiría un ahorro per cápita en gastos sanitarios de 537 euros para 185 millones de pacientes, cifra que también repercute positivamente en las cuentas de los estados miembros de la comunidad europea.

Las personas con diabetes que utilizan la mHealth (la mitad de los europeos que viven con esta enfermedad, según la misma fuente) logran una mayor calidad de vida y más capacitación en el control de su enfermedad. Si bien el 63,2% de las personas con diabetes asegura sentirse “abrumadas” por el esfuerzo constante necesario para gestionar la enfermedad (según un informe de J Diabetes Sci Technol.), la mHealth les permite encararla desde otro punto de vista y reducir las dificultades que el 55,3% experimentan al gestionar las complicaciones de esta afección. Ello no solamente implica mejoras en la salud física de las personas, sino también en su bienestar emocional y mental.

Asimismo, la mHealth también permite capacitar a los pacientes a la hora de procesar la información sobre su enfermedad. Es decir, les empodera para gestionar su propia salud. Gracias a aplicaciones de salud como Contour®Diabetes app de Ascensia, las personas con diabetes pueden acceder a sus datos en cualquier momento y lugar, algo que les ofrece más seguridad y les permite gestionar su diabetes de forma más estricta y eficaz.

Por otro lado, la mejora en la autogestión de las enfermedades crónicas y una mayor adherencia al tratamiento, permite reducir el número de hospitalizaciones en pacientes crónicos. En total, un informe de PWC sobre el impacto socioeconómico de la mHealth en Europa, apunta a que se podrían evitar 121.000 días de hospitalización en pacientes crónicos, cifra que, aplicada a la diabetes mellitus tipo 2, implica un 31% de hospitalizaciones evitadas o 18.000 días de ingreso.